Nosotros, como proveedores de servicio técnico, en virtud del contrato de
mantenimiento de las impresoras láser y fotocopiadoras firmado con nuestros clientes, y a
petición de estos, en cumplimiento de la directiva 94/62/EC de la UE, nos encargamos tanto
del suministro como de la recogida tanto de sus cartuchos de toner como de los tambores o
“núcleos” que sus máquinas utilizan en su funcionamiento con carácter de material fungible.


    Debemos distinguir dos tipos distintos de residuos derivados del funcionamiento de
nuestras impresoras láser y máquinas fotocopiadoras:


    De un lado los embalajes de cartón, plásticos y las botellas de toner vacías, que al no
contener sustancias peligrosas, según la clasificación del catálogo de residuos de la UE, tienen
la consideración de meros embalajes vacíos y son desechadas según las normas locales, de
acuerdo con el artículo 3b) de la Ley 10/1998.


    De otro lado los cartuchos de tambor o núcleos, que son enviados por nosotros al
fabricante, para su reconstrucción, rellenado y reutilización; No pudiendo considerarse por lo
tanto un residuo, sino una mercadería.


    Además de esto, según el artículo 3i) de esta misma Ley 10/1998 se define el concepto
de reutilización como: “el empleo de producto usado para el mismo fin para el que fue
diseñado originalmente”, teniendo esa actividad la consideración de reutilización de
productos usados y no de gestión de residuos o desechos; No siendo precisa por nuestra parte
por lo tanto, autorización como gestor de residuos.


    Esperando les sea de utilidad aclaratoria esta nota, aprovechamos la ocasión para
saludarles y hacerles llegar nuestra más firme voluntad de servicio para con su empresa.

 


En Plasencia, a 7 de septiembre de 2016.

 

Versión para imprimir